Por favor utiliza este link para citar o compartir este documento: http://repositoriodigital.academica.mx/jspui/handle/987654321/77685
Título: Por qué el ser humano crea obras artísticas
Palabras clave: evolución
creación artística
homo sapiens
angustia
Fecha de publicación: 9-Jul-2012
Editorial: Archivos de neurociencias (México, D.F.)
Descripción: Con base en los resultados que aportan la paleontología, los hallazgos neunoanatómicos cerebrales y el estudio neuroexperimental de las emociones, cuyos resultados se extrapolan a la que es esencial, específicamente humana, la angustía, se plantea que el hominido en su largo camino de la evolución desarrolló las estructuras y funciones necesarias para enfrentar exitosamente al medio ambiente, siempre hostil, y que estimulado por la angustia dejó (y sigue dejando) constancia de su paso por el mundo mediante la creación de obras artísticas. Para responder adecuadamente esta pregunta es necesario puntualizar: a. Que tan antiguo se puede considerar que deambuló por este mundo erguido y en posición bípeda habitual un antepasado nuestro, y b. Qué datación les corresponde a las hasta hoy, más antiguas obras artísticas encontradas. <img width=32 height=32 id="_x0000_i1025" src="../../../../../img/revistas/aneuroc/v9n4/n4a11f1.jpg"> Respecto al punto a. señalaremos algunos hallazgos que constituyen verdaderas piedras angulares en la evolución de nuestra especie. Desde luego, sin perjuicio de que futuros descubrimientos paleoantropológicos puedan aportar información más precisa. Nuestra separación de la rama común con los primates ocurrió en algún momento de la segunda mitad del Mioceno (hace unos 12 a 7 millones de años) quedando por un lado la línea ancestral de pongidos (monos) y por el otro lado de los homínidos (el ser humano y sus ancestros). Poco a poco en el transcurso de millones de años el homínido perdió el recio pelambre que cubre el cuerpo de los antropoides, perdió la cola (que ya no la necesitaba en la llanura), adquirió la oposición del pulgar, la postura erguida, la deambulación bípeda, creció el cerebro y sus numerosas conexiones y descendió la laringe a la posición que ocupa actualmente.
Other Identifiers: http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0187-47052004001200011
Aparece en las Colecciones:Archivos de Neurociencias (México, D.F.)

Archivos de este documento:
No hay archivos asociados a este documento.


Items in DSpace are protected by copyright, with all rights reserved, unless otherwise indicated.